Día Internacional de la Traducción 2019

Como cada año, el 30 de septiembre traductores, intérpretes y lingüistas celebramos el Día Internacional de la Traducción.

Para aquellos que no lo sepan, el 30 de septiembre es San Jerónimo, que además de santo es patrón de los traductores. Y es que parece ser que esta profesión, desde tiempos inmemoriables, va asociada a la santidad. Como a la santa paciencia de la que debemos hacer gala en ocasiones.

Bromas aparte, San Jerónimo es el primer traductor de la Biblia. Su traducción acercó el texto a una mayor audiencia. Hasta el punto de que la Iglesia llegara a considerar su versión traducida la única versión, la auténtica y oficial. Y es que no es para menos, ya que dedicó su vida al estudio y a la traducción de los textos sagrados del hebreo y del griego al latín.

San Jerónimo con la típica pose de un traductor, si es que...

De ahí que en la inmensa mayoría de cuadros pintados de San Jerónimo lo encontremos rezando, escribiendo o incluso pensando en su estudio.

Como en este cuadro, pintado por Domenico Ghirlandaio en 1480.

Ya en la actualidad, la Federación Internacional de Traductores ha promovido la celebración de este día desde 1991, con la idea de que la población fuera consciente de la importancia de esta profesión.

Pero no fue hasta el 24 de mayo de 2017 que las Naciones Unidas se reunieron en la Asamblea General y adoptaron la resolución 71/288 sobre la función de la traducción profesional en el establecimiento de vínculos entre las naciones y la promoción de la paz, el entendimiento y el desarrollo.

Cada vez suele ser más habitual que los días siguientes al 30 de septiembre se realicen eventos, charlas o webinars destinados a los profesionales de la traducción y la interpretación. Este año, por ejemplo, los miembros de Proz.com tenemos eventos del 1 al 3 de octubre todos muy interesantes y, muy importante, con ponentes que son profesionales de este mundo. En resumen, tenemos tres días de charlas a las que sacarles el jugo y seguro que aprender un poco más.

Entre los temas más interesantes está saber adaptarse a las nuevas tecnologías que día a día se van introduciendo en nuestra profesión. Adaptarnos siempre es la mejor forma de avanzar. Así como ser capaces de mostrar a nuestros clientes el valor añadido de un proyecto realizado por un profesional.

No olvidemos que traductores e intérpretes seguimos creando vías de entendimiento.